Intento de poesía, por VTacius

438

Tus manos brillan al unísono de la hierba en abril,
cálida sinfonía con que abrazas el estruendo de agosto.

Yo. Ensimismado en mis pensamiento, discurro tenues ideas sobre Vala, Gnome y compiladores hechos por el gobierno otomano para desencadenar la última secuencia el día final de nuestras almas.

Esa sonrisa que esconde el sonido matinal de todos los días,
todas las horas
todas las esquinas prohibidas que tu provees tan plácidamente.
Ahora. Ni modo.

Tomo mi manos iracundo hasta que el grito ensordecedor acabe con mi lumbre, y mi cieno.

Powered by Qumana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s