Intento de poesía, por VTacius

1095

Maldigo todas las páginas con mis poemas:

Eran espejos hirientes que le reflejaron todo cuanto mi corazón sentía,

y me dejaron vulnerable, algo que un macho alfa no puede darse el lujo de ser.

Él sólo necesita pavonearse por allí con su espalda ancha y paquete bien marcado.

Una sonrisa, y ella se calienta enseguida ante tal semental

(¡Bienaventurada la belleza!, don que los dioses se encargaron de negarme)

Lo siguiente es la noche de lujuria en un motel,

la complacencia de ambos por seguir intentado

y le llaman a esto amor.

Envidia pura y malsana, nada más que eso, antes que a otro le apetezca decirlo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s